image Cuidado con las relaciones online

Fatiga Online – La perspectiva interna de un psicólogo durante la pandemia de Covid 19

Autora: Sally Goddard Blythe

Han pasado más de 5 meses desde que nos aislamos por primera vez. Las restricciones se han ido liberando gradualmente y a partir de este mes, a mi compañero, que tenía que protegerse, se le permite salir oficialmente.

Durante estos meses he aprendido mucho – cómo hacer operaciones bancarias y comprar online, enseñar a todas partes del mundo, dar entrevistas en seminarios web y realizar consultas a clientes a través de Zoom – pero también he aprendido que este sistema de comunicación virtual, aunque de mayor alcance, no sustituye al compromiso en tiempo y espacio real.

Mi computadora portátil se ha convertido en mi amo de esclavos. Consume energía en lugar de dar energía y me obliga a pensar y responder de acuerdo con sus propios programas diseñados para ajustarse a un modelo digital; cuando se trabaja con grandes volúmenes de información que requieren frecuentes referencias cruzadas, se ejerce una enorme presión sobre la memoria a corto plazo en un cerebro que está acostumbrado a poder ver o buscar la imagen completa en forma impresa. ¡Incluso la memoria de mi computadora dice que está casi llena!

Un flujo diario de correos electrónicos que requieren respuestas a preguntas individuales es una demanda y una distracción constantes. Si bien las respuestas a menudo se pueden proporcionar en segundos durante la conversación, éstas deben enumerarse, sólo para generar más preguntas a través de varios correos electrónicos antes de encontrar una solución. El retraso inevitable que implica la resolución de preguntas sencillas ejerce presión sobre la memoria de trabajo y los “asuntos pendientes” se convierten en un tema de fondo para todos los proyectos actuales. Al igual que con cualquier tipo de equipaje, cuanto más lleve, mayor será la tensión en el sistema.

Las distracciones en forma de proyectos en espera, interrupciones de recordatorios, redes sociales y anuncios no deseados (no todos se pueden apagar), desvían la atención de la tarea principal en cuestión, reduciendo la eficiencia. (El cerebro puede tardar hasta 15 minutos en recuperar el mismo estado de atención concentrada después de una interrupción). La competencia por la atención también interfiere con la “recompensa” de haber completado tareas y de poder consignar información a la memoria a largo plazo. No es de extrañar que muchos empleadores estén comenzando a reportar malestar entre el personal que se ve obligado por la situación actual a pasar largas horas trabajando en línea desde casa.
Trabajar físicamente de esta manera es sedentario y el sistema visual se ve obligado a enfocar a una distancia durante largos períodos de tiempo. Aunque parte de esto se puede mejorar tomando descansos regulares para participar en una actividad diferente, a veces las exigencias del trabajo dificultan la realización.

Mi área de especialización consiste en observar reacciones en el cuerpo ante diversos estímulos. Como le dirá cualquier técnico de estudio de cine o televisión, el ángulo de la cámara, la iluminación, el enfoque y el tiempo pueden tener una profunda influencia en lo que el observador realmente ve. La perspectiva importa.

Las consultas con los clientes tardan el doble por varias razones: La conexión no siempre es estable, lo que provoca retrasos y comunicaciones no sincronizadas. Esto hace que dar instrucciones y observar pruebas físicas en línea sea muy difícil, lo que se suma a problemas de cumplimiento cuando se trabaja con niños. No es posible interactuar con los clientes, instruir, observar y escribir notas simultáneamente, por lo que todas las notas de la sesión deben escribirse después de la consulta. En el lado positivo, la tecnología nos ha permitido seguir monitoreando el progreso de los clientes en línea, actualizar la intervención y verlos a través de un programa. Ha reducido los viajes y el tiempo fuera del trabajo para asistir a las sesiones para los padres, pero también está cada vez más claro que las sesiones en línea son, en el mejor de los casos, un sustituto de las consultas en persona.

En el pasado, la investigación sobre los efectos de los medios electrónicos en el cerebro de los niños ha planteado preocupaciones sobre la atención, el estado de ánimo, la autorregulación y la interacción social. Insidiosamente, algunos de estos factores pueden estar comenzando a afectar a los adultos, obligados a dedicar más tiempo a su computadora que a las personas.

A continuación se muestra un extracto de mi libro Raising Happy Healthy Children, escrito varios años antes de la pandemia de Covid 19.

“Si bien los cambios rápidos de atención son útiles en entornos primitivos donde el peligro puede provenir de cualquier fuente, no son buenos para procesar elementos individuales de una narración o recordar detalles, como muchos de nosotros sabemos si hemos tenido demasiadas interrupciones al intentar completar una tarea en el trabajo. Los cambios frecuentes de atención dan una impresión general, pero no mejoran el recuerdo.

Martin Large, hablando sobre el uso de medios electrónicos en general, dice:
“Ver televisión es muy adictivo, una droga que se conecta [i]. Las personas pasan muchas horas mirándola, dicen que no pueden desconectarla, cuanto más tiempo miran, menos pueden apagarla, sacrifican muchas actividades sociales importantes y reportan síntomas de abstinencia. Recientemente, los investigadores han descubierto que la televisión no sólo crea hábito, sino que la dopamina, fuertemente conectada con una serie de adicciones, está implicada. La dopamina recompensa a nuestro cerebro por prestar atención, especialmente a las imágenes estimulantes y de ritmo rápido. Así, Aric Sigman [ii] concluye que, “Estamos siendo recompensados químicamente por mirar una pantalla llena de imágenes cambiantes y volvernos neuroquímicamente dependientes”.

La dopamina es un neurotransmisor involucrado en los sistemas de placer y recompensa en el cerebro, así como en la inhibición del movimiento involuntario cuando está en reposo. Es uno de los tres neurotransmisores conocidos colectivamente como monoaminas, de los cuales los otros dos son norepinefrina y serotonina. La norepinefrina actúa como una sustancia química clave en la mediación de los cambios físicos involucrados en la excitación y es importante en la regulación del hambre y el estado de alerta. La serotonina es importante en la regulación del sueño, particularmente el inicio del sueño. Los medicamentos antidepresivos como Prozac actúan bloqueando la captación de serotonina en la sinapsis aumentando la disponibilidad de serotonina en el cerebro. Ciertos carbohidratos, particularmente las patatas, se convierten en serotonina cuando se comen, una conexión química que explica de alguna manera por qué las personas deprimidas tienden a aumentar su consumo de carbohidratos. Este puede ser el intento natural del cuerpo de restaurar el equilibrio del cerebro.

El Dr. Amen, en su libro Healing ADD: The Breakthrough Program That Allows you to See and heal the 6 Types of ADD (“Sanando el TDA: el programa innovador que le permite ver y curar los 6 tipos de TDA”), dice que los niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) son particularmente susceptibles a las propiedades adictivas de los juegos electrónicos. Un estudio publicado en la revista Nature llevó a cabo exploraciones PET en sujetos que jugaban videojuegos de acción. Descubrieron que los ganglios basales, donde se produce la dopamina, eran más activos durante el juego que en reposo. Amen continúa diciendo que “tanto la cocaína como el Ritalin (una droga estimulante que se usa para tratar los síntomas del TDAH) también funcionan en esta parte del cerebro”. Una de las propiedades de Ritalin es hacer que el cerebro disponga de más dopamina. “Los videojuegos brindan placer y concentración al aumentar la liberación de dopamina. El problema con ellos es que cuanta más dopamina se libera, menos neurotransmisor está disponible más adelante para hacer las tareas escolares, los deberes, las tareas del hogar, etc. [iv]. Si bien la teoría de las ondas cerebrales explica en parte el efecto de embotamiento de los medios electrónicos en el cerebro, la teoría neuroquímica explica algunas de sus propiedades adictivas con los síntomas de abstinencia que siguen ”. [V]

Si bien se pensaba que el cerebro en desarrollo de los niños era particularmente susceptible a estas influencias, mi experiencia personal durante 6 meses de encierro me ha hecho cuestionar si los adultos que reciben una exposición prolongada también comienzan a sufrir efectos similares.

No es del todo malo. La tecnología nos ha permitido a muchos de nosotros seguir trabajando en circunstancias extraordinarias; obtener lo necesario cuando no se puede salir; mantener la comunicación visual con la familia, amigos y colegas y proporcionar bienes y servicios. Otros beneficios personales del encierro han sido encontrar un hermoso paisaje nuevo en la puerta de nuestra casa, hacer ejercicio, disfrutar de las cosas simples y vivir el día a día, pero como mi modo principal de trabajo sigue siendo en línea, pregunto: ¿Soy la única que comienza a sentirse cansada de la computadora?

[i] Winn M, 1985. The Plug-In Drug. Viking. New York.
[ii] Sigman A, 2005. Remotely controlled. Vermilion Press.

[iii] Olds J, Milner P, 1954. Positive reinforcement produced by electrical stimulation of septal area and other regions of rat brains. Journal of Comparative and Physiological Psychology. 47:419-427.

[iv] Amen D, 2001. Healing ADD: The breakthrough program that allows you to see and heal the 6 types of ADD. GP Putnam & Sons. New York.

[v] Goddard Blythe SA, 2018. Raising happy healthy children. Hawthorn Press. Stroud.

Publicado: 27 de agosto de 2020

Fuente original
http://sallygoddardblythe.co.uk/


Traducción: Elena García Gómez

Related Posts
  • All
  • By Author
  • By Category
  • By Tag

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies